Archivos Mensuales: julio 2014

Opinión: El fútbol enterrado

Qué felices éramos cuando el fútbol sólo era eso. Cuando los equipos podían jugar los partidos prácticamente sin temor a ser liquidados o descendidos debido a deudas, impagos o por causas similares. Los clubes podían competir hasta en la máxima categoría por intentar ganar la Liga. Tiempos felices cuando las entradas costaban no más de 1.5oo pesetas; cuando los partidos eran los Sábados a las 20:00 y a las 22:oo y los Domingos a las 17:00, 19:00 y 21:00; cuando los jugadores no se preocupaban más por sus peinados, su físico, salir en programas, anuncios o campañas publicitarias; cuando los árbitros eran un componente más; cuando no sólo “mandaban” dos equipos, cuando el dinero era secundario, cuando las SAD no existían, cuando los estadios estaban llenos y sobre todo… cuando los aficionados mostraban una pasión indescriptible.

Balondefutbol1924


Cómo ha cambiado el cuento. A pesar de que en la 2013-2014 el campeón haya sido el Atlético de Madrid (algo que merece todo el respeto del mundo, puesto que se ha impuesto al duopolio multimillonario de Barça y Madrid). Desde que en el año 2004 el Valencia ganó la Liga, hemos tenido que esperar diez años para cambiar el rumbo de nuestra Liga. A pesar de ello, los dos “equipos” de siempre se siguen repartiendo los derechos televisivos y federativos de forma injusta, dejando a los demás sólo las “migajas”.

REPARTO3

Reparto televisivo en la Temporada 2013-2014 – Roberto Bayón


Es inadmisible. A pesar de ello, los dirigentes (entre los que se encuentran la RFEF, la LFP y Javier Tebas) aplauden este modelo de “fútbol” impuesto por ellos y las televisiones, asfixiando así a los demás equipos y dejándolos con la soga al cuello. Cabe destacar que, junto a esto se suma el esperpéntico espectáculo que han montado en cuanto a las entradas. La media por entradas que se paga en España supera los 60 €, algo que, comparado con países como Alemania, Holanda o Inglaterra, es una auténtica barbaridad. Las entradas más baratas para presenciar un encuentro en Segunda o Segunda B son de 15 € (salvo excepciones). ¿Cómo es posible que para ver al equipo de tu pueblo o de tu ciudad en el campo de fútbol te hagan desembolsar casi 2.000 de las antiguas pesetas? Es algo inconcebible. Los que mandan en el fútbol parece que quieren que se suprima el seguidor de un equipo local y que todo el mundo tenga que ver a los dos “grandes” por televisión. Es un auténtico insulto al fútbol y a los aficionados. No contentos con esto, se atreven incluso a desafiarnos, obligando a prohibir lo que ellos llaman “piratería”, lanzando la ya famosa campaña de #DañasATuEquipo, misma campaña que les dio la espalda, cuando miles y miles de aficionados se manifestaron en las redes sociales mostrando su rechazo frente a esta disparatada idea, la cual obligaba a suprimir páginas gratuitas donde la gente, impasible por tener que pagar ya sea para ver a su equipo en el estadio o por televisión, visualizaban los partidos.

Con esta guisa los máximos mandatarios pretendieron hacer una campaña contra la piratería en el fútbol, pero les salió el tiro por la culata. Twitter se inundó de miles de mensajes rechazando la postura de la LFP, exigiendo entradas más baratas, repartos televisivos más equilibrados y supresión del fútbol de pago.

Las campañas antipiratería de la LFP mostraron el total rechazo de miles de aficionados al fútbol, acusándolo de hipocresía y falta de seriedad

Una Competición como la nuestra, que siempre ha movido masas, se ha convertido en un auténtico negocio, en el que los bancos, las constructoras, los magnates o las multinacionales se han adueñado de ella. Desde la irrupción en el año 2007 del BBVA en nuestra Liga, se empezó a fraguar una lenta autodestrucción de nuestro fútbol. Más tarde siguieron con las ventas a los jeques árabes, magnates y grandes empresarios, véase el Málaga CF con Al-Thani, el Real Zaragoza (hoy al borde de la desaparición) con Agapito Iglesias o el Real Racing Club con el empresario hindú (club que renunció a jugar los 1/4 de Final de la Copa hasta que los “chorizos” del club se marcharan, habiendo de por medio varios conflictos entre dirigentes y afición). Es tan alta la deuda general del fútbol español de élite que clubes como el Valencia CF tuvieron que solicitar que el multimillonario Peter Lim se hiciera con sus acciones para poder sanear el equipo. Lo mismo ocurrió hace dos años con el Real Oviedo cuando Carlos Slim, un magnate mexicano salvó al club de la más que posible desaparición. Ahora es el CA Osasuna el que tiene una alta deuda, aunque se ha sabido estos días que, a pesar de deber más de 54 millones de €, ha podido llegar a un acuerdo con Hacienda y el Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra. La ciudad vecina, Zaragoza, aún espera que se aclare todo y Lasheras venda el club al alemán Qadeer Sheikh, algo que pide más del 95% de la afición maña, quienes llevan esperando más de cinco semanas a que por fin accionistas mayoritarios y compradores lleguen a un acuerdo.

En los últimos años, clubes como el Málaga CF, el Real Racing Club, el Real Oviedo o el Valencia CF han caído en manos de magnates multimillonarios. Estos días podría unirse a ellos el Real Zaragoza

Aunque no sólo la máxima categoría de nuestro fútbol se ha visto afectada. Tan sólo ocupa el 10% de la burbuja futbolística que se ha creado en las últimas campañas debido a la crisis económica, que ha salpicado el fútbol de sobremanera. Todo comenzó cuando se obligó a muchos clubes en convertirse en SAD. Algo que siempre ha sido y será una lacra para los clubes de fútbol, puesto que cuando un equipo empieza a crear el proceso de transformación, los socios ya no forman parte de él. Desde la primera vez que se creó, se supo que en más del 75% de los casos, las SAD han generado deudas en los equipos y la solución pasa por pedir créditos a los bancos, llegar a acuerdos con Hacienda y, en otras muchas ocasiones, vender el club o sin ir más lejos, liquidarlo. Esto ha ocurrido en los últimos años con más de una treintena de equipos, quienes no han sabido gestionar dicha SAD y han acabado por desaparecer. Entre ellos destacan el Lorca Deportiva CF, el CD Badajoz, el CF Palencia, el CF Extremadura, la UE Lleida, la UD Salamanca, el CP Mérida o el CD Logroñés. Otros que han estado (y están) a punto de desaparecer son el Xerez CD y el CD Ourense. Algunos aficionados no han soportado quedarse sin ver fútbol en su ciudad y han fundado otros equipos como es el caso del CD Palencia, la SD Logroñés, el CD Badajoz 1905, el CF Lorca Deportiva, el Xerez Deportivo FC, el Unionistas CF, o el CAP Ciudad de Murcia, clubes de fútbol gestionados por sus propios socios sin SAD ni magnates de por medio. Algo que se ha puesto de moda en nuestro fútbol y que, si todo funciona bien, podría llegar a ser el futuro para todos aquellos clubes que tienen problemas.

Debido a las conversiones en SAD, muchos clubes han dejado de ser de los socios y están generando deudas, sobre todo los de Segunda División y Segunda División B

La mayoría de las SAD desaparecen por no afrontar los pagos acordados a sus jugadores o por derrochar dinero a diestro y siniestro, sin mirar el presupuesto del club. Sin embargo, al norte de la Península Ibérica, un equipo guipuzcoano ha sabido gestionarse bien y no gastar más dinero del que se tiene. Ese equipo es la SD Eibar, quien con menos de 2 millones de € de presupuesto ha conseguido el hito histórico de ascender a Primera División. Sin embargo, no todo iba a ser un camino de rosas para los armeros. A principios de año, les obligaron, sin ningún motivo aparente a realizar una ampliación de capital (ya que no tiene lógica que un club totalmente saneado, sin deudas y sin gastos desorbitados tenga que aumentar su presupuesto). Para ello el club se puso manos a la obra y ya ha conseguido más del 92% del dinero acordado, por lo que seguramente en la Temporada 2014-2015, le veremos competir por primera vez en su historia en la máxima categoría del fútbol español. Un ejemplo a seguir. El emblema del fútbol modesto y de los que apuestan por un deporte sin dinero, SAD ni Hacienda de por medio. Eso es la SD Eibar.

DV-eibar-celebracion-ascenso-futbol036

Éibar celebra su ascenso por las calles de la ciudad – Diariovasco.com


En la actualidad son varios equipos los que están con la soga al cuello, como si de un efecto dominó descendente se tratara, en Segunda B ha habido varios clubes que han bajado a Tercera por impagos a sus jugadores. Como es el caso del CD Ourense, equipo histórico gallego que está al borde de la liquidación. Sí, también se trata de una SAD. La Temporada comenzó bien para ellos, puesto que se inició un proyecto ilusionante y a la plantilla se unieron jugadores como Borja Valle (SD Ponferradina), Javi Hernández (UD Salamanca), Íker Alegre (Real Oviedo), Pinillos (Real Racing Club), Adrián Cruz (Marino de Luanco) o Moisés (Sevilla Atlético). Pero en el mes de Marzo comenzó a fraguarse lo que podría ser la liquidación de las SAD. Los jugadores llevaban más de tres meses sin cobrar y eso el club lo comenzó a notar. En Junio se intentó buscar un inversor para hacerse cargo de los impagos, pero finalmente no llegó y el día 31, la AFE y la RFEF lo condenaron al infierno de Tercera División y a su más que posible desaparición. De nuevo, otra SAD deja K.O. a un histórico de nuestro fútbol. Caso similar al del CD Ourense está el de la SD Noja y el del CD Laudio, clubes que, deportivamente han bajado a Tercera influidos en su medida por los impagos a jugadores, han descendido administrativamente a categoría Regional. Quienes también estuvieron a punto de caer este 31 de Junio fueron el Olímpic de Xàtiva y el Real Racing Club. Otros como el Atlético Astorga está a la espera de la respuesta de la RFEF para poder competir en la categoría de bronce del fútbol español.

El fútbol español se degrada a pasos agigantados y como si de un efecto dominó descendiente se tratase, afecta tanto a equipos de la máxima categoría como a los de Segunda y Segunda B

El fútbol nacional está enterrado por las televisiones, los horarios, los dirigentes y el capitalismo salvaje. Ha dejado de ser de los aficionados y de como si de una multinacional más se tratase, los dirigentes de la LFP y los magnates, dueños de los clubes, campan a sus anchas. Un deporte que se degrada a pasos agigantados en el que todo lo mueve el dinero. Han acordado adaptarse al horario internacional para que las televisiones se lleven la mayor comisión posible, han impuesto unos precios desorbitados en las entradas, han obligado a pagar por ver a los equipos aunque sea por televisión, han ilegalizado grupos de animación, han capitalizado salvajemente los campos de fútbol, han dejado que la publicidad y las marcas de ropa se adueñen de algunos clubes, han dejado morir a más de una treintena de equipos y sobre todo… han arrebatado la ilusión de los verdaderos aficionados al fútbol. #AMF

Anuncios