Archivo de la etiqueta: Valencia CF

Opinión: Liga BBVA, Quique Pina y otros cuentos

De sobra es sabido de qué pie cojea esta #LigaDeMierda. Si algo la caracteriza es por absoluta desigualdad, su fútbol negocio y, si cabe, por su dejadez en cuanto a los cientos casos de corrupción que existe y se mira para otro lado. Sobre todo si son por parte de cierta persona nacida en el sureste de la Península Ibérica.

Javier Tebas acusó este año al Levante UD y al Real Zaragoza, entre otros equipos, a declarar sobre un posible amaño de un partido por el que el club zaragocista se quedó en Primera División. Llegaron incluso a declarar varios jugadores. Con este “gesto”, se pretendía poner cerco a un tema polémico, aunque, sólo fue un paripé que acabó en nada, ya que, a ninguno finalmente se les impuso ninguna multa, bien fuera económica o institucional.

Con todo el escándalo producido, muchos se olvidaron de lo que ocurrió en Eibar a principios de Temporada: la LFP les obligó a realizar una Ampliación de Capital innecesaria para que el club compitiera en la Primera División. Algo que, finalmente consiguieron gracias al apoyo de decenas de miles de personas, amantes del fútbol de verdad. Lo que fue un gran golpe de los armeros al Fútbol Negocio, este que tanto está de moda y tanto gusta a los analfabetos. Sí hombre sí, ese fútbol controlado por el dinero de los países orientales, el de los horarios, el de las entradas y los abonos a precio de oro, el de los repartos televisivos, el de dos “equipos”, el de la prensa sensacionalista, amarillista y duopolista. O, en resumidas cuentas, el que tiene como dueño a unos auténticos mafiosos. Empezando por Ángel María Villar, siguiendo con Javier Tebas y acabando con Miguel Cardenal.

Después de esos escándalos, todo parecía que se calmaba. Pero nada más lejos de esta maldita realidad que nos rodea. Nos ubicamos: Mayo de 2015. El Granada CF, que recientemente había contratado al ex-rayista José Ramón Sandoval, se la jugaba ante la Real Sociedad en Anoeta. Cabe destacar, que los blanquiazules no se jugaban nada. Todo esto después de que Quique Pina afirmará en la presentación del técnico citado anteriormente que “era imposible que el Granada CF descendiera”. El resultado del partido fue de 0 a 3 en el marcador para los granadinistas. Lo que les hacía estar prácticamente salvados, pues se la jugaban en la última Jornada contra el Atlético, equipo al que le bastaba con empatar para conseguir el objetivo de acabar la Liga en puestos de Champions League. Sorprendentemente, los granadinos consiguieron asaltar un fortín del que pocos equipos salen vivos, pues ni los mismísimos Real Madrid y Barcelona, ni el propio Atlético, consiguieron tan siquiera puntuar allí. Lo más escandaloso fueron dos de los tres goles del club andaluz. El segundo, un fallo de De La Bella que cedió el balón a un futbolista visitante, este se la pasó a un compañero que disparó, rebotando el balón en el propio lateral zurdo y “despistando” a Zubikarai, quien hizo la estatua, o, más bien, dejó que el balón entrara. El tercer gol todavía fue más escandaloso. Rochina golpeó el balón desde 50 metros y se coló en la portería del guardameta realista, quien estaba “ligeramente” adelantado. Se demostró el poder económico de Quique Pina, quien seguramente había sobornado hasta al apuntador.

Las semanas volaron y el escándalo no pasó desapercibido para nadie, a pesar de que la Liga BBVA se empeñó en ocultarlo de la manera más ruin, pero ingeniosa posible: tapándolo con el campeonato liguero del FC Barcelona en el Vicente Calderón, así como suprimir ciertos vídeos en YouTube sobre los goles del club presidido por Quique Pina.

Hecha la ley, hecha la trampa. El día 23 de Mayo, una semana después del escándalo, el Granada CF se la jugaba ante el Atlético en el Nuevo Los Carmenes. Como ya he escrito antes, el empate les valía a ambos conjuntos. Paralelamente a ello, la SD Eibar jugaba ante el ya descendido Córdoba CF en Ipurúa, la UD Almería contra el Valencia CF y el RC Deportivo ante el FC Barcelona (quien ya había conseguido el título) en el Camp Nou. Todo comenzó bien para los armeros, quienes en 35 minutos habían sentenciado su partido, pero la Jornada estaba en Almería y en Barcelona. Los almerienses ganaban por 2 a 1 ante el Valencia CF. En Barcelona, los azulgranas ganaban por 1 a 0 en una primera parte en el que los blanquiazules no tiraron prácticamente a puerta. Estos resultados colocaban al Granada CF en Segunda, aun haber pactado un claro empate ante el Atlético. Los coruñeses caían también. Pero en los minutos finales, todo cambió. A pesar de que el FC Barcelona consiguió el 2 a 0, los deportivistas “milagrosamente” empataron el encuentro con goles de Lucas Pérez (quien reconocío haber hablado con los futbolistas azulgranas para que se diera el resultado) y de Salomao (en una jugada en el que “inexplicablemente” ningún defensa despejó). Al otro lado del Mediterráneo, la UD Almería caía ante el Valencia CF. Esta serie de marcadores condenaban a Segunda División a la SD Eibar (“increíblemente”) y a la UD Almería, que pudo salvarse si no hubiese sido por la remontada che. Lo extraño viene cuando “casualmente” el empate de los deportivistas hacía que los armeros se hundieran debido a que tienen ganado el “goal average”. Los armeros, que hasta el minuto 75 estaban salvados, vieron como el RC Deportivo remontó a un FC Barcelona en su propio campo un 0 a 2, algo que no se había dado desde hace casi una década. Una supuesta victoria del Dépor les hubiera dejado en Primera, pero, una vez más se demostró de qué pasta está hecho el fútbol de élite español, ese que muchos borregos siguen día a día sin tener ni idea de por qué. Todo parece más claro cuando ves al Presidente del FC Barcelona celebrar ese empate, cuando no tenía motivos para hacerlo. El más damnificado de esto fue Gaizka Garitano, quien anunció en la Rueda de Prensa que no seguiría al frente del club.

afp_20150523_180724916

Los jugadores deportivistas celebran la salvación – LosOtros18.com

En esta última Jornada, se dieron todos los resultados posibles para que la SD Eibar bajara a Segunda División, independientemente de lo escandaloso que parezcan. ¿Por qué? Está muy claro. Para empezar porque el Granada CF, como ya he escrito antes, tiene como Presidente a Quique Pina (un empresario conocido por sus chanchullos) y, a su vez, como dueño a un empresario italiano de élite que también es el máximo mandatario del Udinese Calcio, de la Serie A italiana. En resumen: unos auténticos mafiosos. Los de la Liga del Banco tenían la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro: quedarse con un equipo mafioso y cancerígeno para el fútbol español y mandar a otro humilde, de pueblo y “molesto” a Segunda División. Ese día será recordado porque La Liga, demostró, una vez más, que el único fútbol que les interesa a ellos es el que se compra con dinero, no en el que se juega con el corazón.

En San Sebastián, A Coruña, Barcelona, Valencia, Madrid y Córdoba disfrutarán de las transferencias realizadas por el empresario de élite murciano que dice ser Presidente de un “equipo de fútbol”, dando por supuesto que otro mafioso como es Javier Tebas, no investigará el encuentro, pues él es otro de los impulsores de esta farsa llamada Liga BBVA.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,